Lo que me ha regalado lo pélvico" por Juncal Altzugarai autora de "Mi suelo pélvico"

Cuando me lancé a la piscina a escribir e ilustrar "Mi suelo pélvico", he de confesar que lo hice sin pensar demasiado y un poco desde las tripas; desde la pura necesidad de ordenar un poco y de forma clara y concisa, toda la información que tenía entre las manos. Lo hice desde el disfrute. Desde el placer de escribir y dibujar, sin mucha fe en que lo que estaba haciendo fuera a tener algún tipo de repercusión. Pero como necesitaba hacerlo y estaba disfrutando mucho del proceso, decidí autopublicarlo.

Tengo la suerte de tener amigos que, en ese momento, tenían editoriales chiquititas (uno de ellos, ahí sigue) y que me dieron un montón de claves para publicar el libro. No solo los pasos a seguir (que eso ya lo había visto en unos cuantos blogs de internet), sino, más bien qué tener en cuenta a la hora de maquetar, los tipos de encuadernación, precios aproximados en unas y otras imprentas, precios de venta al público,… ese montón de información que raramente se encuentra bien explicado en los blogs sobre autopublicaciones.

Escribí, dibujé, hablé con Nerea García, que sé que algo sabía de diseño gráfico, le hablé del libro, de lo que quería. Y otra vez la suerte (o que me explico fetén), porque en unos días tenía mi libro maquetado exactamente como quería. Claro, sencillo, precioso, como escrito para ti, para mí, personal. La idea que yo tenía un poco en la cabeza eran los "cuadernos de campo" de Félix Rodríguez de la Fuente, con esa sensación de apuntes inmediatos, de dibujillos a lápiz y acuarela… todo a mano alzada, cuidado e improvisado a la vez. Y, sí, Nerea supo hacerlo tal cual, como si la idea hubiera nacido de ella misma.

Y ahí, con mi maquetación, a la que hubo que hacerle un par de modificaciones, pero muy poca cosa, me lancé a la publicación, con una sensación de vértigo que rara vez he sentido algo similar. El ISBN, el registro legal, las excursiones a diferentes imprentas, los "¿qué me recomiendas?", la decisión de cuántos ejemplares lanzar,…

Y ahí es cuando cortocircuité un poco, porque el proyecto se estaba haciendo realidad. Ya casi lo tenía. Solo había que decidir cuántas unidades. Cincuenta, cien. "Juncal, haz, por lo menos, 250 copias del libro". Esto es lo que me dijo mi amiga May. Ella suele tener siempre razón, esto es así, pero yo contaba a todas las mujeres que podían comprarme el libro y a quiénes se lo podía regalar, y no me salían, ni de lejos, más de 25. Pero, bueno, le hice caso, porque a veces, para tener confianza en una misma, hay que verse con los ojos de sus amigas, ¿no?

250 ejemplares de "Mi suelo pélvico". 29 de diciembre de 2015. "Puedes venir a recogerlos cuando quieras. Estamos hasta las 14:00h". Esa es la llamada que recibí de Printhaus, de la imprenta. Qué nervios. "Amatxu, ¿me acompañas? Que son dos cajas". Y mi madre me acompañó y entró en la tienda de al lado para comprar bolígrafos con purpurina, para que empezara a escribir dedicatorias a mansalva (me conoce, por lo de la purpurina, digo). Abrí la caja en el coche de mi madre. 250 ejemplares de "Mi suelo pélvico". Primera edición. 29 de diciembre de 2015.

En febrero tuve que encargar otros tantos. EN FEBRERO. No podía creérmelo. Para mí eso ya era un triunfazo. Hice muy bien en hacer caso a May. Y llamé a Silvia para que me ayudara en la comunicación y en redes sociales. Y en febrero lancé la segunda edición, madre mía.

En noviembre de 2016 me llamaron para dar una charla en un congreso en la Universidad de Chicago. En noviembre de 2016. Fui volando. Volví volando. Pero como en un sueño. Y aún sigo sintiéndolo así.

Hoy es octubre de 2020. Hace casi cinco años de esa primera aventura pélvica. Han pasado infinitas cosas (televisión, radio, periódicos, charlas, congresos, talleres, escuelas de empoderamiento,…) y sigo estando abierta a lo que venga. Más de mil ejemplares vendidos. Cinco pedazo de ediciones. Y es una humilde autopublicación, que yo pensaba que no iba a llegar a nada… a veces, hay que creer un poco más en una misma y en la intuición, en lo que nos nace de las tripas. El cuerpo tiene mucho que decirnos. Voy a por todas.

Juncal Altzugarai

Fisioterapeuta y autora de "Mi suelo pélvico" 

Crónica ambiente de Marcelle Capy, por Marta Martí...
Club de lectura libre
 

Comentarios

Todavía no hay comentarios. Sé la primera!
Guest
Viernes, 23 Abril 2021