Opinión de clientas/es: "Una chica es una cosa a medio hacer" por Xandra Fernández.

 Una chica es una cosa a medio hacer

Traducción de Rubén Martín Giráldez


Esta es la primera reseña que escribo y es probable que no sepa expresar del todo correctamente lo que ha significado este libro para mí, pero la intención es lo que cuenta ¿no? O al menos eso dicen.

La elección del libro fue un poco casual (bueno, y que a mí me dices "Irlanda" y me tiro a por ello) y en parte empujada por la maravillosa edición que ha hecho la editorial Impedimenta. Es de agradecer el mimo con el que tratan las historias que publican.

La sinopsis de su contraportada, que os escribo a continuación, tuvo también mucho peso a la hora de elegir el libro:

"Escrita en una prosa tan febril y palpitante como devastadora y erótica, Una chica es una cosa a medio hacer representa el debut en la novela de Eimear McBride, ganadora del Goldsmith en 2013.

Ganadora de los premios Desmond Elliot, Baileys Women's Prize for Fiction y Kerry Group Irish Novel of the Year (2014), Una chica es una cosa a medio hacer es uno de los libros más influyentes de la reciente narrativa en lengua inglesa. Una novela deslumbrante sobre los pensamientos, el despertar sexual y la incomodidad de una chica irlandesa que se precipita hacia la edad adulta, mientras se dirige continuamente a un «tú»: su hermano menor, gravemente enfermo. El trauma de la enfermedad recorre el texto con brutal detalle, y el tono desafiante y la atmósfera angustiosa, debido a la fe católica inquebrantable de su madre, se funden para alumbrar una manera de relacionarse con el mundo poderosa y extrema. Joyce, Beckett, Edna O'Brien o Virginia Woolf son solo algunos de los nombres que atraviesan el paisaje que dibuja McBride. Un relato feroz que no nos habla del vivir, sino del sobrevivir."

La "prosa febril y palpitante" que nos anuncian nos mete de lleno en la vida de una niña atrapada en una Irlanda rural, sin padre, con un hermano enfermo y una madre cuyo catolicismo lleva, en ocasiones, a situaciones que rayan el esperpento.

"Puesto que. Tú pronto. Pronto le pondrás nombre. Suturada en la piel llevará tu crónica. ¿Mami yo? Sí tú. Brincas en la cama, diría. Diría que es lo que hiciste. Luego te tumban. Te abren un tajo. Hora y día y espera."

Así empieza la novela. Y con ese estilo tan peculiar de frases interrumpidas por puntos que a priori no deberían estar ahí, con repeticiones, del todo caótico… ; con todo esto, Eimear McBride consigue crear un relato hilado y entendible (aunque requiere de concentración para no perderse).

A lo largo de toda la historia, nuestra protagonista nunca nos dice su nombre. Es más, el "tú" al que siempre se dirige es su hermano mayor, "ella" es su madre, "tío" y "tía", "el hombre"... No recuerdo que haya ni un solo nombre ni topónimo en toda la novela (salvo, claro está, alguna Virgen o Santo). Y aún así, McBride consigue una historia tremendamente personal, de supervivencia, de abuso, de buscarse un sitio en el mundo que te rodea...

Una no sabe la huella que le puede dejar un libro cuando lo empieza. Una chica es una cosa a medio hacer ha dejado huella en mí, me ha calado, me ha hecho reflexionar, llorar, rabiar… Y se lo agradezco.

PD: Quiero resaltar el titánico trabajo del traductor Rubén Martín Giráldez. Hay que ser valiente para enfrentarse a la traducción de una obra así. Chapeau.



Texto y foto: Xandra Fernández.

Diseñadora Gráfica. Lectora incansable. Clienta estrella.  

2º Trimestre del Club de Lectura Libre
Relatos de Clientas: "Desde mi butaca" por María F...
 

Comentarios

Todavía no hay comentarios. Sé la primera!
Guest
Sábado, 25 Septiembre 2021