Image

Libreramente se ha convertido en algo más que una librería. Es un proyecto, un lugar de reunión, un espacio de descanso, un hueco donde conocer gente maravillosa.

No os extrañe si me oís hablar en plural. Han sido (y son) muchas manos, mentes, abrazos y mesas redondas de gente increíble las que han hecho, y siguen haciendo, esto posible. Siempre diré que es una librería del pueblo y para el pueblo.

Hechas las presentaciones, sólo me queda invitaros a venir a este pequeño rincón de Barakaldo. Os invito a sentaros en el césped, a traer café y a perderos entre los libros. Pues la lectura nos hará libres.

Sólo soy una loca de los libros más.

Me llamo Enya Diez. Tengo 27 años en el momento en que escribo esto. Caí en la carrera de Antropología social y cultural, y me enamoré. 
Aterrizo en todas las locuras de mi vida impulsada por mi madre, así que, dadla las gracias a ella, Silvia Diez, por pensar que abrir una librería en mitad de Barakaldo iba a ser una buena idea, por pasar la puerta del local que se alquilaba y preguntar, por romper las dudas que me nublaban las ganas. 

Era librera, y creé Libreramente intentando juntar todo lo que me encantaría ver en una librería. No soy la que más sabe de libros, sólo he creado un espacio de reunión y disfrute para aquellas personas que tienen el mismo vicio que yo por aprender. 
Image

Libreramente se ha convertido en algo más que una librería. Es un proyecto, un lugar de reunión, un espacio de descanso, un hueco donde conocer gente maravillosa.

No os extrañe si me oís hablar en plural. Han sido (y son) muchas manos, mentes, abrazos y mesas redondas de gente increíble las que han hecho, y siguen haciendo, esto posible. Siempre diré que es una librería del pueblo y para el pueblo. 

Hechas las presentaciones, sólo me queda invitaros a venir a este pequeño rincón de Barakaldo. Os invito a sentaros en el césped, a traer café y a perderos entre los libros. Pues la lectura nos hará libres.
Image